2 comentarios en “TERCER RELATO MEDITATIVO – a mano alzada”

  1. Me estaba peinando, sonó el móvil, «mamá, Nacho se dejó el cubo al lado del cactus, guárdalo, por favor, que no lo rompa el primo»

  2. Me estaba peinando, sonó el móvil, «mamá, Nacho se dejó el cubo al lado del cactus, guárdalo, por favor, que no lo rompa el primo»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *